{{featured_button_text}}

En la lucha por evitar una legislación que podría obligarlos

a tratar a sus trabajadores como empleados, Uber y Lyft desplegaron un arma

inusual: una promesa de pago extra para los conductores dispuestos a cabildear

en su nombre.

Pidiendo cambios a un proyecto de ley que permitiría a los

conductores continuar trabajando como contratistas independientes mientras se

les ofrecían algunas de las protecciones que normalmente se reservan para los

empleados, las compañías reclutaron a conductores para que se manifestaran afuera

del Capitolio estatal el martes pasado en víspera de una audiencia en el Senado

sobre la ley.

A los conductores que asistieron a la manifestación se les

ofreció y esperaban recibir entre 25 a 100 dólares dentro de los cinco días posteriores

a la reunión en Sacramento para cubrir su "viaje, estacionamiento y

tiempo", según un correo electrónico obtenido por The Times. El correo

electrónico fue enviado a los conductores de la I’m Independent Coalition, un

grupo financiado por la Cámara de Comercio de California, junto con una larga

lista de asociaciones profesionales, grupos comerciales y compañías a demanda.

La coalición ha estado trabajando en estrecha colaboración con Uber y Lyft para

pedir cambios en la AB 5 y ayudó a organizar el mitin del martes.

"Queremos agradecerles nuevamente por tomarse el tiempo

para asistir al Rally del Capitolio del Estado el 9 de julio", indica el

correo electrónico. “¡Su voz tuvo un impacto y la Legislatura escuchó fuerte y

claro que ustedes desean mantener su flexibilidad y control sobre su trabajo!

Esperen un crédito de conductor en los próximos cinco días hábiles por su

viaje, estacionamiento y tiempo".

La coalición confirmó que pagó a los empleados

independientes, incluidos conductores de Uber y Lyft, para cubrir los costos de

viaje y gastos del día y mencionó que la cantidad pagada variaba pero no

excedía los 100 dólares.

Además de lo que la coalición ofreció a los conductores,

Uber envió a sus conductores una notificación dentro de la aplicación

ofreciéndoles un cupón de almuerzo por 15 dólares e invitándolos a ellos, a su

familia "y a cualquier persona que sepan que también tenga interés en

mantener la flexibilidad del conductor" a la reunión para hablar “sobre

los problemas”. Por separado, un portavoz de Lyft señaló que la compañía

ofreció 25 dólares a los conductores para cubrir su estacionamiento, si era

necesario.

La coalición estimó que 500 personas asistieron a la

manifestación el martes.

You have free articles remaining.

Become a Member

Los grupos de choferes y los sindicatos que se unieron para

apoyar el proyecto de ley el miércoles no carecieron de su propia compensación.

Los miembros del personal del sindicato que asistieron a la manifestación y

ayudaron a los conductores y a otros trabajadores independientes a cabildear

ante los legisladores a presionarlos también recibieron un pago por su trabajo,

según la Federación Laboral de California. Los sindicatos y los grupos de

conductores afiliados a sindicatos como Gig Workers Rising proporcionaron

transporte gratuito desde San Francisco y Los Ángeles, aunque al menos un grupo

de conductores independientes, Rideshare Drivers United, con sede en Los

Ángeles, autofinanció el alquiler de una camioneta. La Federación Laboral de

California, que representa a mil 200 sindicatos en todo el estado, sirvió el

desayuno y el almuerzo.

En las últimas semanas se ha desarrollado una batalla por el

apoyo de los conductores, muchos de los cuales están divididos sobre el tema de

la clasificación de los empleados. Tanto Uber como Lyft han utilizado el

alcance que tienen a través de sus aplicaciones para conectarse con los

conductores de California sobre el tema, incluso enviando peticiones dentro de

la aplicación para que los conductores las firmen y envíen a los legisladores

pidiéndoles que "protejan" su flexibilidad. En un mitin de junio afuera

de las oficinas de Uber poco después de recibir la petición, algunos

conductores dijeron que se sintieron engañados para firmar la petición porque

les fue entregada como una notificación dentro de la aplicación.

Al usar la aplicación, además de cubrir los costos de

estacionamiento y tiempo, las compañías pueden sortear algunos de los desafíos

que los conductores y los grupos de conductores suelen enfrentar cuando

intentan movilizarse y protestar. Dada la naturaleza fragmentada del lugar de

trabajo y la falta de un espacio central donde los conductores puedan reunirse

y organizarse, es difícil replicar el músculo organizador que Uber y Lyft

tienen a través de sus aplicaciones. Los conductores también deben considerar la

pérdida de ganancias durante una protesta, e incluso el costo del

estacionamiento por su duración: un autobús que transportó a los conductores a

favor del AB 5 desde Oakland a Sacramento el miércoles, se retrasó más de una

hora ya que los conductores pasaron apuros para encontrar lugares libre de

costo para todo el día.

El comité del Senado sobre Trabajo, Empleo Público y

Jubilación finalmente votó para permitir que la AB 5, redactada por la

asambleísta Lorena González, demócrata por San Diego, avance al comité de

asignaciones y luego al pleno del Senado.

Visit the Los Angeles Times at www.latimes.com

Be the first to know - Sign up for Breaking News

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.
0
0
0
0
0

Load comments